La rodilla o dolor referido en el corredor

La rodilla o dolor referido en el corredor

La rodilla del corredor es un trastorno bastante frecuente en aquellas personas que está empezando a practicar dicha disciplina. La rodilla del corredor suele producir dolor, tanto en la parte interna de la rodilla como en la parte externa. En la parte interna se ve afectado lo que se conoce como “pata de ganso” y en la parte externa al tensor de la fascia lata (TFL), ambos músculos ubicados en nuestros muslos.

Lo más frecuente es que el dolor de la rodilla del corredor se produzca en la parte externa de la rodilla afectando al TFL. Se produce en dicha zona con más frecuencia debido a la forma que tenemos de apoyar el pie, ya que la distribución del impacto se realiza en la parte externa del pie.

Esta lesión, puede variar desde una simple molestia al correr, hasta la imposibilidad de doblar la pierna al caminar. Los síntomas de esta lesión son:

  • Dolor/molestia en la parte externa de la rodilla
  • Inflamación de la zona afectada
  • Dolor/molestia al doblar la pierna
  • Dolor/molestia al iniciar la carrera debido al impacto contra el suelo.

El dolor puede deberse a varios factores:

  • Cambio de calzado
  • Sobrecarga muscular (que degenera en tendinopatía)
  • Acortamiento de la musculatura (debido a un valgo de rodilla).
  • Sobrepeso.

Es una patología, la cual no requiere intervención quirúrgica, ya que con un tratamiento conservador llega a curarse del todo. Pero siempre es necesario al tener una rodilla del corredor ir a un especialista cualificado para el tratamiento de dichas lesiones (médico traumatólogo o fisioterapeuta).

El tratamiento a seguir para la rodilla del corredor es conseguir eliminar el dolor de rodilla y poder volver a realizar la actividad sin ningún tipo de problema sería:

  • MASOTERAPIA: si el problema es debido a una sobrecarga del músculo TFL, un buen masaje de descarga sería lo ideal, para devolver al músculo a su estado “normal” y que pueda volver otra vez a realizar el trabajo de manera adecuada sin causarnos ningún tipo de problema.
  • ELECTROTERAPIA: después de realizar el masaje de descarga, un buen trabajo de electroterapia, sería conveniente para terminar de descargar el músculo y terminar de eliminar el dolor que genera dicha patología.
  • ESTIRAMIENTOS: una vez eliminado el dolor, se deben realizar estiramientos de dicho músculo para dotarlo de la elasticidad que había perdido debido a la lesión y de esta manera que vuelva a trabajar de forma eficiente.
  • TONIFICACIÓN: se debe trabajar la fuerza del músculo afectado, para que en un futuro no vuelva a ocurrir la misma lesión, así como para que aguante esfuerzos prolongados y sepa recuperar.

 

Una vez terminado el tratamiento, se debería enseñar al paciente, como cuidar el músculo, preparando una tabla de ejercicios y rutinas que debe realizar después de cada sesión de entrenamiento.

Conclusión

La rodilla de corredor es una lesión muy típica, afecta sobre todo a la cintilla iliotibial, que se encuentra en la parte lateral del muslo. Cuando se inflama genera dolor e inflamación, así como una imposibilidad de realizar ejercicios como correr e incluso movimientos tan cotidianos como caminar, o estar mucho rato con la pierna doblada.

El tratamiento consiste en reposo relativo, compaginándolo con deportes de bajo impacto, estiramientos y electroestimulacion para fortalecer la musculatura afectada.

Artículo redactado por el colaborador de este blog: Fisioterapia-Online.com