Vértigos Crónicos, fuente de un camino confuso

Vértigos Crónicos, fuente de un camino confuso

¿Que hago? ¿Voy al otorrinolaringologo, voy al médico, voy al fisioterapeuta, voy al osteópata, me medico? Que debo hacer…

Hoy hablaremos de uno de los síntomas más extendidos en la población actual, los llamados vértigos. Porque suceden, su diagnóstico y formas de tratamiento.
Primero de todo y muy importante, diferenciar entre vértigo y mareo.
Mareo: sensación de flotar, como si estuviéramos en el mar.
Vértigo: “me rueda la cabeza”

Las causas son múltiples por eso un buen diagnóstico es imprescindible para su tratamiento.
Deberemos discernir vértigos por causa:

· Patología cervical
· Ciertos medicamentos que los ocasionan: antibióticos aminoglucósidos, cisplatino, diuréticos o salicilatos
· Traumatismo Craneal
· Inflamación del nervio vestibular, VIII
· Laberintitis
· Enfermedad de Meniere
· VPPB, Vertigo Posicional Paroxístico Beningno

En la mayoría de ellos no suele haber problemas ya que en el caso de vértigo por patología infecciosa con antibióticos o antifúngicos el problema finaliza. El síntoma persiste y lo catalogamos de crónico cuando pasan meses y no damos con el camino o tratamiento adecuado para nuestro vértigo cuando ya hemos ido al médico.

Esto sucede con las patologías siguientes:

1. Vértigo posicional paroxístico beningno
Sucede por desprendimiento de una sal de calcio, llamada otolito, que se encuentra en una zona de la oreja interna, llamada utrículo, y aparece a la zona de nuestro canal semicircular del oído. Es por eso que a los cambios de posición esta pequeña piedrecita de sal rodara en los canales semicirculares del oído provocando vértigos posicionales.

El tratamiento pasa por acudir a tu terapeuta manual: osteópata, fisioterapeuta, otorrino. Con unos ejercicios el problema se finaliza, Aquí os dejamos un enlace del tipo de ejercicios a realizar. No obstante antes de realizarlos acuda a un especialista.

2. Síndrome de Meniere

Sucede mayormente en mujeres mayores de 50 años de edad, también llamada Hydrops Endolimfático.

Sucede por un aumento del volumen endolinfático que ocasiona distensión del laberinto membranoso que se encuentra en nuestra oída interna. Esto provoca alteraciones en la audición, en el equilibrio y zumbidos. Este desequilibrio de líquido llamado endolinfa puede ser desencadenado por varios factores:
Alteraciones vasculares o presión arterial
Disfunciones hepáticas o endocrinas
Problemas psicoemocionales

La sintomatología puede venir acompañada de vértigos, pequeños ruidos o silbatos y alguna vez pérdida leve de audición y sudores.

El tratamiento pasa por acudir a tu terapeuta manual o equipo multidisciplinar: osteópata, fisioterapeuta, psicoterapeuta especializado en este campo. Se aplicaran técnicas de regulación del sistema nervioso neurovegetativo o autónomo, regulación de la neurolimfa, neuroalimentación y cambios psicológicos que pueden existir si hay trauma emocional.

Aquí mostramos una de las técnicas osteopáticas empleadas para regular el liquido de la oreja llamado endolimfa, la técnica del 4rto ventrículo.

Esta maniobra actuará en una cavidad dentro de la esfera craneal que regula todos los fluidos del cuerpo humano, entre ellos el sistema linfático.

Una regulación del sistema linfático ayudará a este nivel a eliminar cambios sujetos a la presión interna del oído interno del paciente y por consecuente disminuir la simptomatologia de vértigo

3. Vértigos, desencadenante biomecánico o cadena lesional.

Sucede por cambios en nuestra mecánica cervical, estos cambios en las cervicales pueden ser provocados por traumatismos cervicales directos, malas posturas o cadenas lesionales. Las cadenas lesionales són problemas a distancia del punto del dolor que desencadenan una sintomatología en puntos del cuerpo lejos de dónde entendemos que está el origen del problema.

En esta patología se deberán contemplar la revisión de problemas mandibulares, posturales, alimentación, problemas emocionales, malas digestiones, entre otras.

El caso debe ser tratado por un equipo multidisciplinar: psiconeuroinmunologo, psicoterapeuta, ortodontista, osteópata, fisioterapeuta.